Yoga

Posturas invertidas / Inversions

Healthy Happy Choice - Invertidas

Me atrevo a decir que cuando comenzamos  a practicar Yoga, es un sentimiento general admirar como las personas con mas tiempo en la práctica logran hacer posturas invertidas, muchos sienten terror nada mas de pensar que están con la cabeza hacia abajo  y  en algún momento de nuestra práctica tenemos como objetivo lograr una de estas posturas a como de lugar.

En mi caso lo intentaba como fuera, hasta que me caí de espalda sobre una botella de agua, luego de ese momento pase mucho tiempo (meses) intentando subir solo con las piernas  flexionadas  ya que me daba terror volver a caerme. Luego pasé a otra etapa:  ni siquiera intentarlo, empecé a probar nuevas posturas y dejé de lado la parada de cabeza, hasta que un día estaba con una amiga tomando fotos para participar en un reto en Instagram y una de las asanas era Sirsasana A- parada de cabeza;  en cuanto vi que me tocaba hacerla, me paralicé, luego pensé que si alguien me ayudaba a sostenerme hasta sentirme segura para quedarme sola mientras tomaban la foto, tal vez lo conseguiría…… y así fue, a partir de ese día puedo sostener la parada de cabeza y hasta intento subir de diferentes maneras,  también intento hacer transiciones de sirsasana A a otras invertidas.

Con la practica me he dado cuenta que todo en el yoga, así como en la vida tiene su momento, cada cosa a su tiempo. No hay que apurarse a lograr algo, si vamos con calma podemos disfrutar lo que encontramos en el camino. Haber estado un tiempo sin presionarme para lograr la parada de cabeza, me permitió aprender a profundizar mi práctica (fisicamente y emocionalmente) y lograr otras asanas.

Hace unas semanas, participamos en un reto de invertidas en Instagram: 10 días de inversiones, unas mas retadoras que otras pero muy entretenido y enriquecedor. Definitivamente esta al revés, nos da una nueva perspectiva de la vida.

Como saber que estamos listos para hacer invertidas:

El mayor indicador de que se  está listo para ir al siguiente nivel, es el control lento y constante de su cuerpo y de la respiración. Tener que saltar desde el suelo al entrar a la postura del cuervo,  es una buena señal de que la fuerza de la base no está allí todavía.

Psicológicamente, las invertidas nos permiten ver las cosas desde un punto de vista alternativo. Emocionalmente, guían la energía de la pelvis (la energía de la creación y el poder personal) hacia el centro del corazón, lo que permite la auto-exploración y crecimiento interior. Físicamente: oxigenan los órganos y mejoran la circulación, también estimulan el sistema inmunológico y endocrino, por lo tanto vigorizan y nutren el cerebro y los órganos. Cuando se hacen correctamente, las inversiones también liberar la tensión en el cuello y la columna vertebral.**

Debido a sus innumerables beneficios, Sirsasana (parada de cabeza) y Sarvangasana (parada de hombros o vela) se consideran que son el rey y la reina de las asanas, respectivamente. Sirsasana desarrolla nuestra capacidad de acción (elemento fuego) y mejora nuestra capacidad de crear (elemento aire). Sarvangasana nutre nuestra capacidad para dejar de hacer y obtener de la  tierra (elemento tierra) y fomenta nuestra capacidad para estar en silencio y reflexionar (elemento agua). Sirsasana nos hace estar más alerta y concentrados, mientras que Sarvangasana nos hace estar tranquilo y receptivos.**

Para recibir estos beneficios y evitar lesiones, especialmente en el cuello, es esencial conocer la configuración correcta y la alineación de cada pose. Algunas contraindicaciones incluyen lesiones en el cuello, epilepsia, problemas de presión arterial, enfermedades del corazón y problemas oculares. Lo mas importante es conocer su cuerpo y estar alerta de cualquier malestar a medida que se acercan a estas posturas, pero darles una oportunidad e intentarlas con la ayuda del profesor.**

 

**************************************************************************************************************

I am pretty sure that when we all start to practice Yoga, is a general feeling admire as people with more time in practice manage to do inverted postures. other are afraid to even think to be upside down and at some point in our practice we aim to achieve one of these positions at all costs.

In my case I tried on and off, until I fell over a bottle of water,  after that time I spent a lot of time (months) trying to come up with my legs bent just because I was terrified of falling again. Then I went to another stage: not even trying, I began to try new asanas and put aside the headstand, until one day I was with a friend taking pictures to participate in a IG challenge and one of the asanas was Sirsasana A- headstand; when I saw that, I was afraid, then I thought that if someone helped me holding the legs straight until I  felt safe to be left alone while taking the picture, maybe I could get it …… and so, from that day I can hold the headstand and even try to climb in different ways and also transitioning to other asana.

Time goes by and  I have noticed that everything in yoga as in life has its own pace and time, one thing at the  time. No rush to get something, if we are calmed we can enjoy what we find along the way. Being a while without pushing myself  to achieve the headstand, allowed me to go deep in my practice (physically and emotionally ) learn more and achieve other asanas.

A few weeks ago, we participated in a inversions challenge on Instagram: 10 days of inversions, some more challenging than others but very entertaining and enriching. Definitely being upsde down, gives us a new perspective on life.

How to know if we are ready?

The biggest indicator that you are ready to go to the next level is slow and steady control of your body and breath. Having to kick or jump off the floor to get into crane or crow pose is a good sign that the core strength is not there yet.

Psychologically, they allow us to see things from an alternate perspective. Emotionally, they guide the energy of the pelvis (the energy of creation and personal power) toward the heart center, enabling self-exploration and inner growth. Physically, they stimulate the immune and endocrine systems, thereby invigorating and nourishing the brain and the organs. When done correctly, inversions also release tension in the neck and the spine.**

Because of their myriad benefits, Sirsasana (Headstand) and Sarvangasana (Shoulderstand) are considered to be the king and queen of asanas, respectively. Sirsasana develops our capacity for action (fire element) and enhances our ability to create (air element). Sarvangasana nurtures our capacity to stop doing and get grounded (earth element) and fosters our ability to be still and reflect (water element). Sirsasana makes us more alert and focused, while Sarvangasana makes us calm and receptive. **

To receive these palpable benefits—and to prevent injury, especially to the neck—it’s essential to learn the correct setup and alignment for each pose.  Contraindications include neck injuries, epilepsy, high blood pressure, heart conditions, and eye problems. So be mindful about your body as you approach these poses, but give them a try. **

** from Yoga Journal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s