Guest Posts

Post Invitado Cathy Boutet – Mum Fab&Fit: Maternidad en Equilibrio

Healthy Happy Choice- Cathy & Catalina

Luego de muchos años sin tener contacto, Cathy y yo nos encontramos, ahora ella es la orgullosa mamá de Catalina y nos cuenta su experiencia durante el embarazo así como los beneficios de haberse mantenido activa en esos 9 meses. Los invito a seguir su Blog https://mumfabfit.wordpress.com/  y su cuenta en Twitter: @mumfabfit

Maternidad en equilibrio por Cathy Boutet- Mum Fab&Fit

Gaby y yo nos conocimos hace muchos años atrás, cuando estudiábamos junta inglés en Caracas pero nos perdimos la pista con el pasar de los años y nos reencontramos nuevamente a través de las redes. Me encantó comenzar a leerla y conocer una nueva faceta en ella, se había vuelto una promotora activa de un estilo de vida saludable y  feliz. Sin pensarlo dos veces, le pedí que cuando tuviera oportunidad contribuyera con mi blog, y me entregó un artículo genial desde su propia experiencia.

Hoy me toca a mí hacer lo propio, y  no puedo estar más feliz en contribuir en esta oportunidad, desde lo que hoy en día ocupa el centro de mi vida, desde mi rol de mamá primeriza. Desde que puedo recordar parte de mi rutina diaria, es dedicar un poco de tiempo a ejercitar, ya mucho más que una costumbre forma parte de mi vida,  me siento incompleta o como que me faltó por completar el día si por alguna razón no puedo dedicar un rato a entrenar. Cuando quedé embarazada, deseaba seguir entrenando, sobretodo porque sabía que un embarazo activo es de las mejores cosas que podemos regalarle a nuestro cuerpo y a nuestro bebé para un óptimo desarrollo dentro de la barriguita; entonces, previa confirmación de mi médico y habiendo transcurrido las primeras 12 semanas de embarazo    (donde sufrí algunos malestares típicos de los primeros meses como nauseas matutinas y algo de sueño y fatiga), decidí volver al gimnasio, pero con una rutina adaptada por un profesional certificado en ejercicios pre-natales. Entrené hasta la semana 38, donde ya la barriguita no me dejaba espacio para manejar hasta el gym, pero continué con caminatas de 30 minutos aproximadamente en el parque (aprovechando el clima de primavera al mismo tiempo para absorber vitamina D ) y con algunos ejercicios y posturas similares al Yoga para ayudar al cuerpo a relajar tensiones, ganar más flexibilidad y ayudar a posicionar a la bebé , todas estas herramientas muy necesarias si la idea es tener un parto natural -como era mi caso- además mantenerme activa me ayudó a evitar los tan comunes dolores de espalda producto del peso de la barriguita, y me dio noches de mejor descanso.

 Me dí a la tarea de escribir mi Plan de Parto, tal y como lo sugería el Hospital y los enecientos libros y folletos que leí sobre el embarazo y los nueve meses… pero como no siempre tenemos el control de lo que sucede en nuestra vida, al final Catalina nació por cesárea de emergencia y  mi plan de parto terminó literalmente en el bote de la basura del cuarto del Hospital. A pesar de esto, todo el entrenamiento que realicé durante esos nueve meses de embarazo fueron de gran ayuda al momento de la recuperación. Sin embargo, por poner foco en proporcionarle las herramientas necesarias a mi cuerpo para ayudarlo responder adecuadamente en el  momento del parto, dejé de lado uno de los elementos  más importantes en todo el proceso de transformación por el que comenzamos a transitar desde el momento que nos enteramos que vamos a ser mamás: mi mente.  No fue sino después que pasaron los primeros meses del nacimiento de Catalina, que entendí  que no solamente me faltaba volver a mi rutina de entrenamiento diaria, sino que era necesario también entrenar mi mente para lograr alcanzar un poco de equilibrio emocional en este nuevo rol.

Y es aquí donde quiero poner el foco,  lo realmente importante (desde mi propia experiencia y aprendizaje) cuando empezamos a ejercer el rol de mamás y sobre todo si somos primerizas donde no tenemos la menor idea del vuelco que va a dar nuestra vida, esa a la que estábamos acostumbradas, esa sobre la que teníamos control, pues es precisamente mantener dentro de lo posible un estado mental que nos permita sentirnos y estar en equilibrio con nosotras mismas, con nuestro bebé y con nuestro entorno. A veces, esto  se puede percibir como una tarea titánica de lograr con la llegada del primer bebé, generalmente suelen ser muchos cambios juntos que se dan al mismo tiempo en diversas áreas de nuestra vida y aunque tengamos la fortuna de contar con nuestra “tribu”, nos toca a nosotras crear las bases para hacer esta transición lo más armoniosa (emocionalmente hablando) posible.

Aunque a nosotras las mamás primerizas no nos hace mucha gracia que nos estén llenando de consejos y mucho menos sin pedirlos,  yo me voy a arriesgar y les voy a dejar una lista bien corta de sugerencias – desde mi propia experiencia-  para transitar por este camino hermoso pero tan retador que es la Maternidad de forma saludable pero sobre todo feliz:

–          Si aún no lo haces, incorpora alguna actividad o ejercicio a tu rutina diaria, antes, durante y después del embarazo (siempre previo control médico y asegurándote de entrenar con un profesional certificado en ejercicios pre y post- natal). Hacer ejercicio no solo nos ayuda a mejorar/calmar el humor al liberar endorfinas, sino que además, aunque parezca imposible, nos llena de energía, y créeme que necesitamos toneladas una vez que nuestro bebé llegue a casa.

–          Aliméntate saludablemente antes, durante y después del embarazo. Recuerda que es un mito eso de alimentarse por 2. Claro que hay espacio para un antojo de vez en cuando, pero es mucho más sano para ti y para tu bebé consumir una dieta balanceada. Además, esto te ayudará a “controlar” el peso que vayas ganando durante los 9 meses y será luego un poco más sencillo retornar a tu talla.

–          Luego de la llegada del bebé, cuando las primeras semanas (o primeros meses)  hayan transcurrido y ya estén un poco más acoplados en términos de rutina, trata de incluir/ retomar en tu día a día, alguna (s) actividad o hobby preferido. Sé que puede sonar un tanto forzado, porque el cansancio de los  “early days”  está bien presente, pero retomar una actividad que nos gusta (así sea por 30 minutos, o 20 o 10)  nos ayuda a relajarnos física y mentalmente.

–          Vive la maternidad a tu manera, como la sientas, como la veas, lee y mucho, empodérate para que puedas tomar las mejores decisiones con respecto a ti, tu bebé y tu familia acorde al ambiente y entorno que los rodee. Oye consejos, escucha solo los que sientas que puedan aportar algo positivo a tu vida de mamá.

Finalmente, sigue tus instintos, abre tu mente y escucha a tu corazón, después de todo lo único realmente importante es ejercer una Maternidad Feliz.

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Post Invitado Cathy Boutet – Mum Fab&Fit: Maternidad en Equilibrio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s